domingo, 23 de julio de 2017

[EL CORAZÓN...], Christian Bobin

El corazón palpita al compás de la luz.

Christian Bobin
&
Djé Chaillas

sábado, 22 de julio de 2017

[LA CREENCIA...], Sergio García

   La creencia en la libertad es una ingenuidad necesaria.

Sergio García

LEÓN MOLINA (selección), Verdad y media. Antología de aforismos españoles del siglo XXI (2001-2016), La Isla de Siltolá, Sevilla, 2017, p. 205.
&
Robert Frank

jueves, 20 de julio de 2017

POEMA PARA ÁNGELES DESNUDOS, FC

POEMA PARA ÁNGELES DESNUDOS

calle abajo tu silueta se dibuja
arropándose en cintas
para aquel quien sepa escucharte
desde tu voz de pájaros

FC, Piel, Arnao, Madrid, 1985, p. 17.
&
Maya Deren

martes, 18 de julio de 2017

[PASÉ LAS HORAS MUERTAS...], Javier Bozalongo

Pasé las horas muertas a la orilla de la vida
tratando de pescar felicidad.


JAVIER BOZALONGO, Prismáticos, Trea, Gijón, 2017, p. 20.
&
Sahar Karami 

lunes, 17 de julio de 2017

[NADA HAY MÁS RECONFORTANTE...], Christian Bobin

Nada hay más reconfortante que apuntar nuestro dedo hacia la belleza descubierta para revelársela a otra persona.

Christian Bobin 
&
Florence Henri

domingo, 16 de julio de 2017

ATRIL, FC

ATRIL

tú me devuelves, verde, a ambos lados
el ventanal despierto, la contraventana abierta
trenzada entre los labios
desdibujada en el vaho, anhelante
la plegaria; y otros fuegos



FC, Piel, Arnao, Madrid, 1985, p. 7.
&
Wynn Bullock

sábado, 15 de julio de 2017

[ANTE LA DELICADEZA DE UNA MARIPOSA...], Christian Bobin

Ante la delicadeza de una mariposa o un pájaro, me siento desvalido como un analfabeto en una inmensa biblioteca. Caminar entre la naturaleza es como pasear por una vasta biblioteca en la que cada libro contuviera solo las palabras que necesitamos.

Christian Bobin
&
Joyce Tenneson

viernes, 14 de julio de 2017

[ESCRIBIR ES...], Enrique García-Máiquez

Escribir es el arduo intento de conservar en el papel el fogonazo de una intuición fugitiva.

Enrique García-Máiquez

LEÓN MOLINA (selección), Verdad y media. Antología de aforismos españoles del siglo XXI (2001-2016), La Isla de Siltolá, Sevilla, 2017, p. 365.
&
Christian Boltanski

miércoles, 12 de julio de 2017

[UN LIBRO CERRADO...], Christian Bobin

Un libro cerrado, lamentablemente no puede hechizarnos. En la naturaleza, la gracia de un camino o un insecto nos asalta. La naturaleza es un libro permanentemente abierto: el viento pasa las páginas. Tal vez la noche sea el momento en el que las palabras se borran.

Christian Bobin 
&
Joyce Tenneson

martes, 11 de julio de 2017

[NI SIQUIERA...], Rafael Barrett


Ni siquiera nos aburrimos despacio.

RAFAEL BARRETT, Reflexiones y epifonemas, Renacimiento, Sevilla, 2014, p. 106.
&
 Simon McCheung

lunes, 10 de julio de 2017

ADIÓS, KAREN, Fani Papageorgiou

ADIÓS, KAREN


Óscar, Yanqui, Eco

Charlie, Alfa, Romeo, India

Yanqui, Alfa

Noviembre, Óscar

Papa, Uniforme, Eco, Delta, Óscar

Sierra, Eco, Golf, Uniforme, India, Romeo

Charlie, Óscar, Noviembre

Eco, Sierra, Tango, Óscar



GOODBYE KAREN

Hotel-Echo-Yankee
Bravo-Alpha-Bravo-Yankee
India
Charlie-Alpha-November-Tango
Delta-Oscar
Tango-Hotel-India-Sierra
Alpha-November-Yankee
Míke-Oscar-Romeo-Echo



FANI PAPAGEORGIOU, Cuando dijiste no, ¿querías decir nunca?, Bartleby, Madrid, 2015, pp. 166-167.
&
Maria Bri-Bein

domingo, 9 de julio de 2017

[EL PORVERNIR ES...], Erika Martínez

El porvernir es es lugar donde se cruzan lo que pensamos, lo que  no sabemos que pensamos y la quiromancia. Adónde iré si le susurro a quien soy que se vaya.

[fragmento]

Erika Martínez, Chocar con algo, Pre-Textos, Valencia, 2017, página74.
&
Phillip Orué

sábado, 8 de julio de 2017

ISLA DE LA GRANDE JATTE, FC

ISLA DE LA GRANDE JATTE

he descubierto
que el viento
no disturbia tu rostro de aceite
tan lleno de aguas y niños
que recíprocos se acarician
sino que lo oxigene
coloreando aún más
tal inexangüe piel


y todavía te preguntas
qué viento en julio

FC, Piel, Arnao, Madrid, 1985, p. 2.
&
Georges Seurat

jueves, 6 de julio de 2017

ALGUIEN BAJO LOS PARPADOS, Cristina Sánchez-Andrade

   «Viajar es una brutalidad» dejó dicho Cesare Pavese. Vivir también puede llegar a ser el peor de los sucesos. Olvido y Bruna no son, por mucho que se empeñen ciertos lectores, Thelma & Louise. Tampoco creo que baste para aproximarse con exactitud a Alguien bajo los párpados decir que es una alocada «road movie». Olvido y Bruna no viajan, comienzan una «expedición», su «expedición», al volante de un viejo Volswagen: un viaje inverso desde Santiago de Compostela hacia el nacimiento del Tambre en noviembre de 1981, cuando la octogenaria Olvido se percata de que ya ha «caminado demasiado tiempo sobre el lecho de la laguna» y exige a su criada Bruna abandonar la casa, incluso tras acabar de haber dejado a remojo las habas para el caldo. 
   Entre las muchas virtudes de Alguien bajo los párpados la crítica señala la perfecta composición de los personajes, en perpetua ebullición a lo largo de la historia. Cristina Sánchez-Andrade consiente que sus caracteres afloren con todas sus aristas, en cocción lenta, una estrategia que remite al mimo con el que Bruna guisará pobres manjares en el pazo al que ha llevado a los señores de Gondollín la Guerra Civil. También es evidente la inteligencia compositiva, que sabe alternar los dos tiempos de la historia, ese presente hipoglucémico, de gaviota y vestido de novia, que les lleva hacia el noroeste por la nacional 634 (tropezando con las más alocadas peripecias llenas de pitidos, volantazos y atropellos) y ese pasado terrible de hedores y tragedias, violaciones y niños que no han nacido muertos —pero que le estorban a la vida mísera del pobre—,  tuberculosis, perturbados, redactores del Estatuto de Autonomía, falangistas, topos y envejecidas monjas. 
   El mayor acierto de Cristina Sánchez-Andrade procede de la maestría con la que va desnudando la impostación y la mentira: ni París es Conxo, ni hay ama de cría que no haya parido antes, ni hay cuento gótico en la sala de las muñecas. Este relato carnavalesco, que zizaguea como el escarabajo que conduce Olvido, entre el esperpento y el realismo mágico, obliga al lector a fijar sus ojos ante esta epifanía sobre el fracaso, la soledad, la mala vida y la buena muerte. Olvido y Bruna no sólo han entretenido su vejez viendo Starsky y Hutch y Los ángeles de Charlie. También han visto en su televisor Arsénico por compasión, (Frank Capra, 1944), por eso el espejo desconchado del enmohecido cuarto les devuelve la imagen de las tías de Mortimer Brewster.
   Tras esos 80 años de vida tan mal vivida, tras esos 68 kilómetros en los también que ha habido tiempo para escuchar en la radio la noticia de la muerte de Don Álvaro Cunqueiro, les espera en Sobrado una sirena de «cabello suelto y ondulante»: esa feliz candela que tanto tiempo ha sido mucho más que Alguien bajo los párpados, porque como dice Gerald Brenan, hay algo aún peor al miedo a morir y es el miedo a no morirse. Claro que entre los muchos zarpazos con los que nos regala la vida, siempre existe ese lúcido desgarro que anima a algunos a perder el miedo al miedo. 

Francisco Rodríguez Coloma

[AMÉ TODAS LAS PÉRDIDAS...], Antonio Gamoneda

Amé todas las pérdidas.

Aún retumba el ruiseñor en el jardín invisible.

ANTONIO GAMONEDA, Libro del frío, Siruela, Madrid, 2009.
&
Dolan Geiman

miércoles, 5 de julio de 2017

[ESCRIBIR DA TANTO MIEDO...], Erika Martínez

Escribir da tanto miedo como hundir el tenedor en algo que te sostiene la mirada. 

[fragmento]

Erika Martínez, Chocar con algo, Pre-Textos, Valencia, 2017, página 17.
&
Chema Madoz

martes, 4 de julio de 2017

[ES TRISTE IGNORAR...], Christian Bobin

Es triste ignorar el nombre de lo que se ama. Se parece a la melancolía pura. Cuando lo sabemos, el nombre acude a posarse con delicadeza en nuestro espíritu como un pájaro en nuestra mano. Nombrar lo que amamos es amarlo aún mejor.

Christian Bobin
&
Christian Schloe

lunes, 3 de julio de 2017

VOLVER A EMPEZAR, Ernesto Ortega

VOLVER A EMPEZAR

   El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. La vegetación se ha ido extendiendo por el asfalto hasta sepultar por completo la Quinta Avenida y el Madison Square Garden. Ahora los animales campan a sus anchas por Central Park, mientras ellos pasean de la mano, completamente desnudos, sin ningún pudor, bajo la sombra de los árboles. Nunca han sido tan felices. Al fondo, como últimos vestigios del pasado, las siluetas de los rascacielos medio derruidos alertan de la historia. Por eso, cuando esa maldita serpiente vuelve aparecer bajo sus pies, ella, sin temor alguno, la coge con sus propias manos y la parte en dos.

Ernesto Ortega
&
William Zorach [1889-1966]
1914, Spring in Central Park, Oil on canvas.



domingo, 2 de julio de 2017

EL SORBO, Manuel Espada

EL SORBO

   El señor del bañador azul a rayas se levanta, se sacude la arena con la toalla y se mete en el mar hasta la cintura con un vaso vacío y la pajita del daiquiri que acaba de apurar. Se agacha hasta rozar el agua con la pajita y sorbe todo el océano hasta dejarlo sin una sola gota. El señor del bañador azul a rayas escupe toda el agua que lleva dentro en su vaso de daiquiri. A través del cristal se aprecia claramente una pareja de ballenas jorobadas que nadan alrededor de la rodaja de limón, varias bancos de atunes chocan contra unos delfines desorientados y tres familias de elefantes marinos salen a la superficie del vaso. Un bañista que lleva puesto un flotador con forma de tortuga intenta aferrarse a un trozo de hielo y un anciano nudista con la piel muy arrugada flota sobre una gotita de ron. El señor del bañador azul a rayas trata de pescar con dos dedos un tiburón blanco que devora una pepita de limón, pero una succión enorme lo introduce en un tubo, pasa a través de unos dientes y aparece sobre una lengua con sabor a tequila y sal.

MANUEL ESPADA, Zoom, Paréntesis, Alcalá de Guadaíra, 2011, p. 146. 
&
Alexander Semenov

sábado, 1 de julio de 2017

AZÚCARES, FC

AZÚCARES

estas gotas de miel
se disuelven en abril
desde tu vientre
como cuando
disfrazado de gorrión blanco
me dispongo a picotear
sobre tu madera y ángel
y a beberlas



FC, Piel, Arnao, Madrid, 1985, p. 41.
&
Bill Brandt